Alicia Amezcua

LA DANZA DE LA IRA

La Danza de la Ira te mostrará como todas las personas sentimos Ira, Rabia, aunque no todas la expresamos del mismo modo. Hay mujeres y hombres que la reprimen, son las que practican el Síndrome de “La Dama o El Caballero Agradable” y otras explotan con facilidad, son propensas al Síndrome de “La Bruja o el Ogro”.

Aprender a gestionar tu rabia, tu dolor, tu frustración siendo tú. Sin culpas, sin reproche. Desde el Amor a ti. Esto es Danzar con tu Ira de un modo diferente. 

TEST DE LA DAMA O EL CABALLERO AGRADABLE

  • Ante el enfado me quedo en silencio o bien lloro. Me autocrítico o me siento herida/o. Oculto mis sentimientos para evitar un conflicto abierto. No comunico con claridad ni mi opinión, ni mis sentimientos.
  • Uso mi energía para proteger a la otra persona y conservar así la relación, a costa de renunciar a mí misma/o.
  • Con el tiempo puedo llegar o he llegado a perder mi conexión interna. Me desconecto de mis propios pensamientos, emociones y deseos.
  • Cuanto más agradable me muestro, más enfado y rabia acumulo en mi inconsciente.
  • Tener una relación es más importante que tener mi propia identidad.
  • Entro en un Ciclo de Autodestrucción. Cuanto más cedo y me amoldo a la otra persona, mi ira crece. Cuanto más reprimo mi ira, más temo inconscientemente mi erupción volcánica. Cuando por fin estallo, mi carácter irracional y destructivo hace que me tachen de neurótica/o. El verdadero problema, sin embargo, sigue sin ser abordado y el ciclo comienza de nuevo.
  • Me cuesta enfadarme y soy experta/o en sentirme culpable. El enfado y la culpa son incompatibles. No me es posible reconocer mi ira, si me culpo o dudo de mí misma/o.

Con La Danza de la Ira aprenderás a reunir coraje para dejar de sentirte culpable y utilizar la energía de la Ira para cuestionar y definir lo que es justo y apropiado para tu vida. La cantidad de energía creativa, intelectual y sexual que queda atrapada en ti es incalculable.

Si te recones en al menos dos de las situaciones anteriores, padeces el Síndrome de La Dama o El Caballero Agradable.

Si quieres volver a reconectar contigo, con tu esencia, si realmente deseas cambiar el patrón de Dama o Caballero agradable, si estás dispuesta/o a disfrutar de tu energía creativa, intelectual y sexual para tener una vida más plena, lee hasta el final.

TEST DE LA BRUJA O EL OGRO

  • No tengo reparo en enfadarme y exponer mis diferencias. Hombres y/o mujeres me ven como una amenaza. Me tachan de “gruñón/a”, “quejica” y otras descalificaciones similares.
  • Me siento estancada/o, mi intensidad emocional no resulta transformadora. Expreso mi Ira de forma ineficaz ya que no formuló mis quejas con claridad y obtengo desaprobación de las demás personas, en vez de comprensión.
  • Me quedo atrapada en un patrón de lucha, quejas y acusaciones infructuosas. Cuanto más me enfado, más tranquila está la otra persona, siento que no me hace caso, no me toma en serio, ni me escucha.
  • Actúo de un modo predecible y esto sólo sirve para intensificar los mismos problemas de los que me quejo. Estoy tan dominada/o por la rabia que no me doy cuenta de que puedo actuar de forma diferente y a veces pienso que no hay alternativas a mi comportamiento.
  • Mis enfrentamientos mantienen el patrón de mis relaciones. El resultado es que me siento inútil e impotente.
  • Temo a mi propia ira, la rechazo, la desplazo hacia objetivos inadecuados (a personas más débiles o a situaciones en las que tengo poder), o bien la dirijo contra mí misma.

Con La Danza de La Ira aprenderás a aceptar tu propia Ira como una emoción saludable que te cuida y protege. Utilizarás toda esa energía creativa, intelectual y sexual para disfrutar plenamente de tu vida.

Si te recones en al menos dos de las situaciones anteriores, padeces el Síndrome de La Bruja o El Ogro.
*Bruja con la connotación de este Síndrome

Si quieres volver a reconectar contigo, con tu esencia, si realmente deseas cambiar el patrón de Bruja o de Ogro, si estás dispuesta/o a aprender a emplear tu energía de la Ira para potenciar tu propia dignidad y desarrollo personal, lee hasta el final.

Toda relación es una Danza Circular en la que el comportamiento de cada miembro origina y mantiene la conducta del otro u otros. Si siempre haces lo mismo, el baile será siempre el mismo. Necesitas cambiar el paso para que la danza se modifique.

Algunas claves para salir de esta danza:

  • No busques al culpable. No lo eres tú y tampoco lo es la otra persona.
  • Reconoce la parte que te corresponde a la hora de perpetuar y provocar la danza de la otra parte.
  • Pregúntate, ¿cómo puedo modificar mis pasos en la danza circular?
  • Reconoce que no tienes el poder de cambiar a la otra persona, si ella no desea cambiar.
  • Date cuenta de que tu intención puede estar protegiendo a esa persona frente a su propio cambio.

Para sintonizar con las verdaderas causas de tu ira,  para desarrollar habilidades comunicativas, para aprender a observarte y parar aquellos patrones que ya no te sirven, para anticiparte y gestionar las reacciones de oposición de otras personas, puedes solicitar una sesión individual o participar en un taller grupal. Deben ser sesiones donde se trabaje en profundidad este tema, no solo a nivel teórico sino a nivel práctico, para que puedas realmente utilizarlo en tu vida diaria. 

Cuando tu corazón deja salir la rabia deja espacio para el Amor

PRÓXIMOS TALLERES