Alicia Amezcua

¿QUÉ ES EL COACHING SISTÉMICO?

Es una metodología de trabajo para organizaciones, empresas, asociaciones, etc. Se pueden realizar sesiones individuales o grupales. Cualquier organización, ya sea empresarial, pública o social es un sistema formado por “elementos” que interactúan entre sí.

Se trata de ayudar a cada miembro de una organización a aportar valor al conjunto del sistema para alcanzar un objetivo común.

Permite detectar el origen de conflictos en una organización tanto personales, técnicos o de gestión, así como facilitar las herramientas necesarias para solucionarlo.

Cada persona o elemento del sistema, por ejemplo cada departamento tiene una función determinada. Si cada cual cumple su función el sistema estará en equilibrio, si no es así, empezarán a surgir dificultades que impedirán que la organización trabaje de un modo eficiente.

Las Leyes Sistémicas en las que se basa esta modalidad de Coaching, no sólo hay que conocerlas, sino que lo más importante, es ser capaz de implementarlas en el entorno laboral.

Leyes sistémicas

Se basan en la Teoría General de Sistemas y fueron desarrolladas por Bert Hellinger:

  • Ley de Pertenencia. Toda persona que trabaja en una organización o colabora con ella, pertenece a la misma. Si alguien es excluido el sistema presentará dificultades.
  • Ley de Antigüedad. Las personas que llegan primero a una empresa tendrán preferencia (prevalecen) en cuanto a jerarquía “emocional” sobre los que entren después.
  • Ley de Equilibrio. Si no hay equilibrio entre lo que se da y lo que se recibe el sistema entra en riesgo y se rompe.
  • Ley de Jerarquía. Los que tienen más en juego en la empresa deben ser respetados como tal. De igual forma, la dirección estará al servicio de los demás equipos. En este sentido, cuando un empleado tiene un problema o duda deberá consultar a su jefe más inmediato en vez de “puentear” y consultar al puesto superior.
  • Ley de Reconocimiento. Entendida en términos de rendimiento, aportación e importancia de cada departamento a la supervivencia de la empresa. Todos los empleados han de ser reconocidos en función de su aportación.
  • Ley de Aceptación. Reconocer, entender y aceptar las normas empresariales. Antes de plantear cambios en la empresa, aceptar las buenas prácticas.

¿A quién van dirigidas las Constelaciones Familiares?

  • Hombres y mujeres de cualquier edad
  • Si te encuentras en un proceso de cambio, donde lo antiguo ya no te sirve y lo nuevo te da vértigo
  • Si quieres ver qué vínculos sistémicos te atan
  • Si quieres fluir con tus arquetipos, con tus personas internas
  • Si quieres romper con un patrón que ya no da resultado
  • Si quieres entender lo que la enfermedad que padeces te quiere decir

 ¿Para qué te servirá?

  • Para mejorar tus relaciones familiares
  • Para mejorar tu situación laboral o tus relaciones en el entorno de trabajo
  • Para mantener relaciones de amistad de calidad
  • Para mantener una relación de pareja sana
  • Para superar las pérdidas
  • Para disolver bloqueos.

¿Cómo es una sesión grupal?

La persona que guía la Constelación pedirá confidencialidad al grupo y respeto a uno mismo y a los demás, a fin de generar un clima de confianza y seguridad.

Explicará los límites necesarios para el buen desarrollo de la sesión, por ejemplo, seguir los  impulsos de movimiento muy despacio, hablar sólo cuando te den la palabra, etc.

Esta persona velará por el bienestar de todos los integrantes del grupo en todo momento, por eso es importante guardar silencio, apagar los móviles y no salir de la sala para no provocar distracciones.

Una persona presenta su situación y lo que le gustaría conseguir tras la Constelación.

Un grupo de personas se presta voluntariamente a representar las personas implicadas del sistema que se quiere constelar. Serán los “representantes”.

Aunque sea la primera vez que participas en una Constelación como “representante” confía en ti, todo lo que sientas y digas está bien, a pesar de que no tenga ningún sentido para ti.

La persona que guía la Constelación estará atenta a todos los movimientos de los “representantes” e irá preguntando si así lo considera, a fin de ir desvelando el origen de la situación problema.

Dará pautas para reordenar desde el Amor el sistema, siempre que sea posible. Lo más efectivo es esperar a que se equilibre por sí mismo. En Constelaciones, menos es más.

Todos los sistemas tienden al equilibrio, aunque no todos bajo Los órdenes del Amor.

Finalmente, se alcanzará a ver el camino a seguir. En ocasiones en la misma sesión ya hay un cambio profundo en la persona que constela y en otras, necesita de tiempo para interiorizar todo el proceso.

Se trata de un trabajo energético y emocional que irá dando sus frutos según el nivel de compromiso y aceptación de la persona que constela.

Todas las personas presentes están constelando tanto las que participan como las  que observan. Cada una recibe la información que necesita en ese momento.

El corazón de un buscador tiene la fuerza transformadora del Amor.