SANA TUS HERIDAS DE LA INFANCIA DESDE EL PLACER

Quiero hablarte de las 3 formas que a mí me ayudaron a sanar mis heridas de la infancia desde el placer.

Desde siempre has escuchado que la vida hay que ganársela, que sin esfuerzo no hay recompensa, que tienes que ceder para conseguir tus sueños, tanto en la relación de pareja, como en el trabajo, en la salud, la amistad o con tu propia familia.

Vivimos desde el esfuerzo y por tanto, si quieres sanar una herida del pasado, te tiene que costar, es decir, tienes que sentir dolor.

Muchas terapias se basan en esto.

Parece que cuanto más sufre la persona, cuanto más llora, cuánto peor lo pasa, más sanación ha conseguido.

Pero, ¿Te imaginas poder sanar disfrutando, gozando?

En definitiva, ¿te imaginas sanar sin dolor?

Te invito a que descubras conmigo QUE SANAR DESDE EL PLACER ES POSIBLE en este nuevo vídeo.

Sana tu alma desde el placer y disfruta de la vida que mereces

Aquí tienes mi Taller y mi Guía gratis de Tantra para abrirte a dar y recibir Amor.

Si al ver este vídeo sientes inspiración, no dudes en compartir la frase o aquello que te llame la atención. 

¡Y etiquétame para que me llegue! #tantraaliciaamezcua.

Me encontrarás en Instagram y en Facebook @tantraaliciaamezcua

Sanar tus heridas de la infancia desde el dolor

Déjame que te haga una pregunta, ¿realmente sientes que para alcanzar tus sueños, para vivir la vida que mereces es necesario que te esfuerces tanto, cuando lo que realmente deseas es dar y recibir Amor?

Porque, sí, la familia es importante, la salud es fundamental, los trabajos son necesarios, las parejas y las amistades llegan para quedarse más o menos tiempo, pero sin Amor sientes que nada de esto te llena en realidad.

Amar tu vida y amar a las personas con las que compartes tu vida es la clave.

Sin embargo, no siempre puedes y esto se debe a que hay heridas del pasado que bloquean tu capacidad de disfrutar tu vida.

Algunas de estas heridas son tan profundas que ni siquiera sabes que las tienes.

Por eso la mayoría de las terapias se basan en sacar a la luz ese trauma, ese dolor profundo para sanarlo.

Y este es un camino, que funciona, aunque en ocasiones pueda llevarte muchos años de terapia y durante ese tiempo quizás en algún momento te hayas preguntado, pero, ¿por qué tiene que ser tan doloroso?

A mí me pasó, por eso te entiendo perfectamente. Mi vida no ha sido mejor ni peor que la tuya. Cada persona viene a esta vida a aprender lo que necesita.

Pero, igual que se ha demostrado que los niños aprenden mejor a través del juego que haciendo deberes interminables o teniendo la amenaza constante del castigo.

En la sanación hay otra vías de éxito que hoy quiero compartir contigo.

¿Qué es la sanación?

Lo primero es entender que el cuerpo físico se cura, mientras que ES el alma quien se sana. Por tanto, no es lo mismo sanación que curación.

Curar una herida significa devolverla a su estado original. Sin embargo, sanar una herida es aceptar lo que sucedió en el pasado y tomar toda su fuerza para continuar en el presente y en el futuro.

Es cierto, que sanando las heridas del pasado en ocasiones se pueda conseguir que el alma vuelva a su estado original, es decir, a tu verdadera esencia, a tu ser espiritual.

Es entonces cuando te sientes uno con el Todo. Es ese estado de no mente, de no espacio, ni tiempo. Normalmente, ese estado llamado Mahamudra lo podrás alcanzar en momentos puntuales de tu vida. Solo las personas que alcanzan la iluminación viven en ese estado todo el tiempo.

No sé si quieres ser un iluminado o una iluminada o no. Pero, lo cierto es que de lo que sí estoy segura es que quieres tener una vida llena de paz, tranquilidad y amor.

Si eres una persona con ganas de disfrutar de una vida plena es probable que ya hayas ido a alguna sesión de terapia o que hayas participado en algún taller.

La sensación que tienes después de estos encuentros es de bienestar, pero no siempre esta sensación permanece en el tiempo. Y lo que es peor, a veces, estos encuentros han sido tan dolorosos que te piensas muy mucho si volver a participar o no. Solo cuando estás muy mal es cuando decides acudir, para ver si ese malestar se puede resolver.

Lo cierto es que la experiencia de bienestar no dura tanto como te gustaría.

El Cuerpo tiene memoria

En la mayoría de terapias se trata de entender desde la mente lo que sucedió y aceptarlo como parte de tu aprendizaje personal y evolutivo.

A muchas personas esto les cuesta muchísimo, entre otras cosas porque no siempre recuerdan lo que les sucedió. No lo recuerdan, no porque les falle la memoria, sino porque fue tan traumático que su cerebro bloqueo aquel acontecimiento, como forma de proteger a la persona de ese dolor.

Además, aunque seas capaz de recordar, son heridas que el tiempo por sí solo no sana. Porque el cuerpo tiene memoria.

Todos los acontecimientos dolorosos y/o traumáticos en tu vida siguen alojados en tu cuerpo. Por eso, en aquellas terapias en las que se incluye el cuerpo es más fácil sanar. Aunque no siempre es necesario recordar.

Te explico esto con más detalle.

Imagina una situación de tu infancia dolorosa para ti, en la que no pudiste expresar cómo te sentías o si lo expresaste no te sentiste escuchada o escuchado y mucho menos recibiste la comprensión que necesitabas en ese momento.

Esta emoción al no haber sido atendida por tu parte o por parte de las personas implicadas en la situación dolorosa, se ha quedado estancada, bloqueada en ti. Puede que tu mente la haya borrado, pero en tu cuerpo emocional está y por tanto, también en tu cuerpo físico.

En este punto necesito pararme un momento para explicarte cómo funcionan tus 5 cuerpos.

¿Cómo utilizar tus 5 cuerpos para sanar desde el placer?

Toda persona tiene 5 cuerpos:

  1. El cuerpo físico que es el que puedes tocar.
  2. El cuerpo mental que es con el que piensas y del que surgen tus ideas y donde acumulas todo tu conocimiento.
  3. El cuerpo emocional que es donde se producen tus emociones.
  4. El cuerpo energético que lo puedes sentir según tu nivel de vitalidad, cuando estás cansada o cuando estás muy activada o activado, es cuando más claramente se muestra.
  5. El cuerpo espiritual que es cuando te sientes conectada o conectado con algo más grande que tú.

Esto es un resumen muy breve.

Si quieres saber más sobre este tema te invito a ver el vídeo UTILIZA TUS 5 CUERPOS PARA AUMENTAR TU PLACER PINCHA AQUÍ>>

Cuando una emoción se queda bloqueada, porque no ha podido ser gestionada se aloja en tu cuerpo emocional, formando lo que se denomina el CUERPO DOLOR.

Si lleva mucho tiempo o la situación traumática es profunda, entonces puede llegar a causar dolencia en el cuerpo físico, llegando incluso a generar una enfermedad.

Con el cuerpo mental podemos llegar a comprender la situación, pero no conseguimos que se desbloquee totalmente.

Por eso, es necesario trabajar con el cuerpo físico.

Si además, actuamos sobre el cuerpo energético, tu propia energía te ayudará a disolver las emociones que están bloqueadas en tu cuerpo dolor.

Sana tus heridas de la infancia desde el placer

Al igual que el cuerpo tiene memoria de dolor, también tiene memoria de placer. Por eso es muy importante devolverle esta memoria al cuerpo.

Más del 90% de las personas con las que trabajo no solo ha olvidado la situación dolorosa, sino que tampoco pueden recordar momentos de gozo, de disfrute en ciertas épocas de su vida.

La mente funciona así. No borra una parte, sino que lo borra todo.

Piensa en una persona que tiene Alzheimer, se ha demostrado que su cerebro va olvidando porque hay una vida traumática que quiere olvidar, pero con este olvido de la situación o situaciones dolorosas, también se borran los momentos gozosos.

Hay terapeutas que ya están trabajando a través de la música, es decir, el sentido del oído para que estas personas vuelvan a recordar estados emocionales de alegría. Esto no les devuelve mentalmente el recuerdo, pero si lo hace a través de su cuerpo emocional, es decir, les devuelve el recuerdo de la alegría vivida y esto se ve además, en que la persona recupera su vitalidad, el cuerpo energético y mejora su salud, el cuerpo físico.

Por tanto, no siempre es necesario sanar desde el dolor. Existen prácticas milenarias que funcionan y en las que se actúa desde el placer. Utilizando la música, el movimiento del cuerpo, el despertar de los sentidos, la activación de la energía y todo esto desde el placer, desde el gozo y el disfrute.

Tu alma está sana cuando te sientes en armonía, en plenitud y en amor.

Después de muchas formaciones, talleres y terapias donde se profundizaba en mi propio dolor, me planté y dije, tiene que haber otra forma de sanar, y la encontré.

Voy a compartir contigo las 3 heridas que yo misma he sanado gracias al placer:

Herida de violencia durante la gestación

Mi primera experiencia de sanación desde el placer fue durante un masaje de chakras. La persona que me lo hizo no me conocía de nada y ni siquiera habíamos hablado del tema que se despertó durante el masaje.

Fue un masaje suave, relajante donde iba acariciando con amor y ternura cada uno de mis chakras. Era muy placentero. De repente se despertó una memoria de mi gestación y aunque en aquel momento no podía entender con la mente lo que pasaba, después sentí cómo la herida se había sanado en mí.

Durante mi gestación mi padre pegaba a mi madre y con esta experiencia pude sentir cómo fue para mí dentro de su útero. Fue algo increíble, liberador y por supuesto, sanador.

Herida de abuso infantil

Otra experiencia de sanación de una herida de abuso que sufrí en mi infancia se despertó gracias a un Masaje Tántrico que incluía el masaje de mis genitales.

Igualmente, el masaje fue muy placentero y al llegar a mi segundo chakra sentí como algo dentro de mí ardía, lo comenté con el masajista y éste me acarició con tanta suavidad y amor que el ardor desapareció en unos instantes.

Todo fue gozoso y placentero y con ello pude sentir la sanación profunda de mi herida de abuso infantil.

Herida de abuso infantil

La tercera experiencia de sanación a través del placer de una herida de mi infancia ocurrió durante una meditación en movimiento.

Movía el cuerpo rítmicamente siguiendo las indicaciones, bailaba y disfrutaba de la experiencia y súbitamente pude ver cuánto dolor había sentido durante 5 años de mi infancia, en los que tuve que llevar unos hierros ortopédicos en mis piernas, todas las noches para dormir.

Simplemente lo vi y lo liberé, agradecida por la experiencia continué bailando emocionada por todo el amor que sentía por mi niña interior.

Después de muchos años de formaciones y terapias basadas en el dolor no me fue posible sanar mis heridas de la infancia. Solo a través del placer he podido llegar a ellas y liberarlas de una forma amorosa.

Son procesos de sanación en los que cada persona los vive de una forma diferente, no obstante, las memorias de dolor se liberan desde el disfrute del cuerpo.

  • El masaje de chakras es una de las prácticas que enseño en mi curso online de Tantra. PINCHA AQUÍ>>
  • El masaje tántrico que incluye el masaje genital lo puedes descubrir en mi curso online de Masaje de Yoni y Lingam. PINCHA AQUÍ>>
  • Y comparto 12 meditaciones en movimiento en mi curso online de Tantra para que puedas elegir la que mejor se adapte a ti. PINCHA AQUÍ>>

Todas ellas son prácticas milenarias de Tantra y Sexualidad Consciente que sirven para la sanación.

Tantra es más que una técnica de sexualidad consciente, es un viaje profundo de autodescubrimiento y autotransformación. El secreto del Tantra es convertir aquello que te da placer de forma inconsciente, en una forma de sanación consciente. E incluso va más allá convirtiendo tu placer en tu camino espiritual.

¿Quieres aprender más sobre Tantra?

Si quieres saber más sobre Tantra.

Aquí tienes mi Taller y mi Guía gratis de Tantra para abrirte a dar y recibir Amor. PINCHA AQUÍ>>

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies