CÓMO TE INFLUYE TU PADRE EN TU RELACIÓN DE PAREJA

Si eres mujer, tu relación con tu padre define el tipo de pareja por quien te sentirás atraída.

¿Atraes siempre el mismo tipo de parejas aunque te frustres y no sabes por qué?

Todas tus parejas tienen rasgos y personalidades similares y a veces has llegado a pensar que “te gustan el mismo tipo de personas”.

Hoy quiero hablarte de cómo la relación que tienes con tu padre influye significativamente en el tipo de pareja que atraes a tu vida y cómo sanar tu relación con él para atraer a una persona que te ame de verdad de una vez por todas.

 

Sana tu alma desde el placer y disfruta de la vida que mereces

Aquí tienes mi Taller y mi Guía gratis de Tantra para abrirte a dar y recibir Amor.

Si al ver este vídeo sientes inspiración, no dudes en compartir la frase o aquello que te llame la atención. 

¡Y etiquétame para que me llegue! #tantraaliciaamezcua.

Me encontrarás en Instagram y en Facebook @tantraaliciaamezcua

Cómo influye tu padre en tu relación de pareja

El padre siempre va a influir en las relaciones sentimentales que escojan sus hijas. El padre es el primer hombre en la vida de una mujer.

Mientras que tu madre te muestra cómo amar, tu padre te muestra cómo ser amada. Recuerda que eres 50% de mamá y 50% de papá. Aunque físicamente o por tu carácter creas que te pareces más a uno que a otro, te diré que eres la mitad de cada uno.

Tomar la energía masculina de tu padre biológico, representa abrirte a la vida y a desarrollar tu capacidad de manifestar los verdaderos deseos de tu corazón. Esta manifestación se traduce en acción y sólo mediante la acción puedes llegar al éxito en la vida, a la abundancia y a la prosperidad. A las relaciones estables y duraderas en armonía y sobre todo a poder ser extrovertida, mostrando al mundo tu verdadera divinidad interior.

Papá es tu energía masculina interior y como tal representa toda esa posibilidad de abrirte al mundo de mostrarte tal y como eres.

El padre es la fuerza.

  • Es la fuerza para manifestar en la vida.
  • Es la fuerza para encontrar una profesión que te guste.
  • Es la fuerza para poner límites.
  • Es la fuerza para dejar ir.
  • El padre también es la fuerza para tener metas y objetivos.
  • La fuerza para manifestar.

A veces tienes muchos sueños, muchas ideas. Tienes ilusiones que no logras terminar de concretar. La fuerza para concretar que estos sueños se hagan realidad, te la da tu padre.

Además, la relación de pareja que tuvieron tus padres ha sido tu principal y primera referencia. En esta relación, la figura masculina jugó un papel muy importante.

Sin embargo, cuando buscas pareja no debes obsesionarte con encontrar una copia de tu padre o  todo lo contrario. Aun así, inconscientemente te sentirás atraída por determinadas personas que si te fijas, tienen rasgos de comportamiento similares.

Si tuviste una buena relación con tu padre buscarás parejas con rasgos parecidos a él. Y aunque cada persona es diferente, para encontrar una pareja siempre tomarás en cuenta la forma en que se comportó tu padre contigo.

Diferentes Tipos de Padres

Hay diferentes tipos de padres y según haya sido el tuyo tendrás una tendencia a la hora de buscar pareja.

Si tu padre fue un PADRE AUSENTE

Si tu padre estuvo ausente física o emocionalmente es muy probable que seas una mujer insegura en tu relación de pareja, aunque en otros aspectos de tu vida seas muy segura.

También puede que no te sientas apoyada en la vida. Que tengas pensamientos de tipo la vida no está conmigo, la vida me abandona.

Hay dos tipos diferentes de efectos que pueden presentarse en una hija de padre ausente:

  1. Tienes tendencia a elegir parejas que te aportan poco, por las profundas  heridas en el amor y la autoestima.
  2. Estás convencida de que eres incapaz de tener una pareja que valga la pena y sientes que no mereces ser amada. Te sientes muy insegura, que vales poco o que no eres interesante.

Por lo que inconscientemente no buscas o rechazas a parejas valiosas. En cambio, aceptas parejas cariñosas que llenan tu vacío en el corazón, pero en los demás aspectos de la vida tiene muy poco que ofrecerte.

Como no tuviste un padre que te protegiera, aprendiste a cubrir tú misma tus necesidades y a defenderte en cualquier situación. Tu lema es: “no necesito a nadie”. Sin embargo, este pensamiento esconde el dolor de “no tuve a quien necesité”.

Esto puede llevarte a no tener o no querer tener pareja. O bien, puede llevarte a elegir a una pareja a la que no le importes, pero que satisfaga tus necesidades, sobre todo la de no estar sola, es entonces cuando entras en una relación dependiente.

Puede que seas una mujer que no te arriesgas, que no te entregas al amor y huyes de las relaciones.

Si tu padre fue un PADRE EXCESIVAMENTE SOBREPROTECTOR

Un padre sobreprotector anula el proceso de madurez emocional y la capacidad de crecimiento. Creciste cuidada, pero emocionalmente eres una mujer frágil e inestable.

Tienes la sensación de ser siempre una niña y que por ningún motivo te puedes quedar sola, lo que tiene efectos significativos en la vida social y laboral.

Sigues por tanto, siendo una niña muy consentida que buscará una pareja que se haga cargo de ella por completo. Esto además, te puede llevar a tener tendencia a la depresión o a entrar en pánico ante las dificultades de la vida.

También puede darse el caso totalmente opuesto. Es decir, que seas una rebelde, que te pongas en peligro, ya que no aprendiste a cuidarte por ti misma. Esto te lleva a elegir parejas muy inapropiadas y exactamente lo contrario a los deseos de tu padre.

Si tu padre fue un PADRE CASTIGADOR

El castigo bien utilizado es una excelente herramienta de formación. Pero si es solo castigo, o es un castigo sin comprensión o cuando es un castigo recurrente, la figura de autoridad del padre genera daños importantes en el desarrollo psicológico, ya que creciste asustada y con la sensación de ser un “error”.

En este caso, tienes la imagen de ti misma de que no cumples “con lo que se debe”. El padre es quien da el soporte necesario para que te sientas apoyada y que sepas que “nada malo va a pasarte si te equivocas”.

Por lo que si falta este soporte porque tu padre te castigaba durante tu infancia, es muy probable que ahora sientas un miedo constante a fallar. Y este miedo a cometer errores te lleva a esconderte. A buscar estar siempre detrás o a querer pasar inadvertida y no atreverte a ser visible. Hay una alta probabilidad de que tengas tu autoestima baja.

Que tengas la tendencia a ser masoquista, lo que te puede llevar a repetir el modelo y así aceptar a parejas abusivas y que te maltratan, guardando las apariencias y manteniendo en secreto tu situación.

O por el contrario te vayas al otro extremo. “Nadie me va a maltratar” es lo que piensa la mujer que se endurece y no quiere tener pareja. O aún peor, te has vuelto maltratadora con tu pareja. O bien, eliges a una pareja débil, que no signifique ningún riesgo para ti, pero que tampoco te importa realmente.

Es decir, tienes tu corazón cerrado al amor.

Si tu padre fue un PADRE INMADURO

Dependerá del tipo de inmadurez de tu padre. Si fue un padre inconstante pero cariñoso cuando aparece, es menos marcador que los casos anteriores, porque el cariño ahí está y lo demuestra.

Es posible que al crecer aceptases a este padre incumplidor, pero es muy probable que esto te generase mucha rabia que nunca expresaste. Puedes tener una actitud maternal con tu padre que también te lleve a actitudes maternales con tus parejas.

Quizá te cueste dejarte cuidar y que te protejan, porque te falta esta experiencia en tu vida. También puedes sentir angustia fácilmente, ya que incorporaste la experiencia de la incertidumbre y falta de constancia en el amor.

Esto te puede llevar a otros aspectos de tu vida. Por ejemplo, cuando las cosas te van bien, temes que “algo malo va a pasar”. 

Si tu madre hablaba MAL o NO HABLABA DE TU PADRE

Puede que hayas escuchado a tu madre hablar mal de tu padre o bien no permitía que se hablase de él y esto ha creado en ti una profunda sensación de rechazo, de falta o de carencia.

Como llevas el 50% de tu padre si se habla mal de él, inconscientemente sientes que se habla mal de ti, que tu madre por tanto te rechaza. Y si no se habla de él, sientes que hay algo malo en ti que se oculta.

Muchas de nosotras miramos a nuestro padre dependiendo de la mirada que tuvo nuestra madre hacia él.

También puede que tú misma rechaces a tu padre y esto significa que te rechazas a ti misma. Y si lo ignoras, estás ignorando una parte de ti.

En ocasiones, existe una fuerte protección por parte de la madre que no permite que haya un acercamiento entre el padre y la hija. Esa hija puede sentir que su padre no le dio lo que necesitaba.

La propia experiencia de la madre, con el padre o con otros hombres hace que la separe de su progenitor, porque la madre no confía y esa desconfianza se la transmite inconscientemente a la hija.

Existe el PADRE SANO

También existe el padre sano, el padre equilibrado. Y cada vez son más los hombres que tratan de estar aquí. Es un padre presente, cariñoso, apoyador, capaz laboralmente, querido y respetado por su pareja.

Esto generalmente se traduce en un regalo de autoestima y buena elección de pareja para sus hijas. En realidad, un padre sano es aquel que simplemente es un buen papá; tiene defectos y se equivoca, por supuesto, pero nunca llega a los extremos.

Este tipo de relación sana trae consecuencias positivas y equilibradas. Las hijas de padres sanos son mujeres autosuficientes que pueden manejar sus emociones y ser sensibles y expresivas. En general, pueden vivir su vida de forma equilibrada en los diversos ámbitos de su vida: laboral, social, de pareja, etc.

Por eso es importante que sepas que independientemente del padre que hayas tenido, ahora Todo depende de ti

El tipo de padre que has tenido te influye aunque no tiene por qué ser determinante.

Las consecuencias  del tipo de padre que has tenido, varían de una mujer a otra y no hay un patrón de conducta que no se pueda lograr cambiar.

Las características de la hija también afectan.

Dos hijas del mismo padre pueden tener relaciones de pareja muy distintas.

Por eso, las personas más resilientes, es decir, con más capacidad para superar las dificultades y fortalecerse a raíz de ellas, puede que lo superen, que logren muy buena autoestima y elijan una buena pareja.

En cambio, habrá otras mujeres que necesitarán de más trabajo personal para lograr sanar sus heridas emocionales y así poder tener una vida plena y feliz.

Otro factor clave también es el entorno: como tu madre, tus hermanas y hermanos mayores, tu colegio, tus abuelos y abuelas, tus tías y tíos, tus  primas y tus primos, tus amistades, tu barrio, tu salud y cualquier otra circunstancia de vida.

¿Cómo sanar mi relación con mi padre?

Recuerda que sanar tu relación con tu padre no significa sanar las enfermedades de tu padre o sus patrones de comportamiento o tener una relación de amistad con él o de verlo con frecuencia.

Estamos hablando de energía, entonces sanar a papá y tomar su energía, significa equilibriar tu parte masculina, tu parte yang, tu parte de acción de movimiento.

Porque tener esa energía equilibrada en tu interior va a repercutir directamente en el éxito de tus relaciones de pareja.

No necesitas tener físicamente a tu padre para sanar esa relación y tomar su energía.

Tampoco necesitas su permiso.

Tan solo necesitas tomar consciencia de que necesitas esta energía de acción para tener una relación de pareja sana

 

Se trata de que puedas mirar con otros ojos.

Ampliar tu mirada, mirar con los ojos de la mujer adulta.

Para poder ver lo que ese hombre aportó a tu vida.

Lo que aportó a la vida de tu madre y darle ese lugar tan importante que tiene, para que puedas tomar toda su fuerza.

 

A partir de ahí empezarás a relacionarte con tu parte masculina de otra manera.

 

Otra forma de aceptar a la figura del padre es dar permiso a tus propios hijos e hijas a que vayan con su padre, a que valoren la figura paterna y esto solo lo podrás hacer si estás en equilibrio con tu propio padre.

¿Quieres aprender más sobre Tantra?

Si quieres saber más sobre Tantra.

Aquí tienes mi Taller y mi Guía gratis de Tantra para abrirte a dar y recibir Amor. PINCHA AQUÍ>>

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies