SANA TU HERIDA DE ABANDONO DESDE EL PLACER

Una de las heridas que te impiden disfrutar de tu vida y más concretamente disfrutar de una relación de pareja sana es la herida de ABANDONO.

Para saber si llevas la herida de ABANDONO en ti responde a estas preguntas, las primeras preguntas son para el caso de que no tengas pareja y las siguientes para el caso de que sí tengas pareja:

Si en este momento no tienes pareja:

  1. ¿Continuamente buscas el amor pero cuando lo encuentras, huyes o lo saboteas?
  2. ¿En el pasado estuviste en una relación de dependencia y ahora te da miedo intimar por si vuelves a caer en lo mismo?
  3. ¿Conoces a alguien que no te gusta demasiado pero si se aleja, empiezas a querer que te elija?
  4. ¿A menudo piensas que no vas a encontrar a nadie?
  5. ¿Te da miedo quedarte solo/a para siempre?
  6. ¿Has probado con muchas personas pero ya estás harta/o por lo que prefieres dejar de buscar pareja?

Si en este momento tienes pareja:

  1. ¿Sientes que no recibes de tu pareja la atención que necesitas?
  2. ¿Sientes que tu pareja no te quiere lo suficiente?
  3. ¿Estás cansada/o de hacer un drama por cualquier discusión con tu pareja?
  4. ¿Te preguntas qué tienes tú de malo para que tu pareja no te quiera?
  5. ¿Dices SÍ a muchas cosas cuando en realidad quieres decir NO?
  6. No sabes si estás enamorada, lo único que tienes claro es que no quieres perderle/a.

Si has contestado positivamente a alguna de estas preguntas quédate a ver este vídeo hasta el final porque te voy a dar claves para sanar tu herida de abandono desde el placer.

Sana tu alma desde el placer y disfruta de la vida que mereces

Aquí tienes mi Taller y mi Guía gratis de Tantra para abrirte a dar y recibir Amor.

Si al ver este vídeo sientes inspiración, no dudes en compartir la frase o aquello que te llame la atención. 

¡Y etiquétame para que me llegue! #tantraaliciaamezcua.

Me encontrarás en Instagram y en Facebook @tantraaliciaamezcua

Causas de tu herida de abandono

La herida de ABANDONO normalmente se da en los primeros años de la vida. Es una de las heridas más profundas y dolorosas.

Puede ser debida a diferentes causas:

Por ejemplo, que tus padres te hayan abandonado. Si te dieron en adopción, o te dejaron al cuidado de otras personas, también puede que alguno de los dos o los dos muriesen, o que al terminar la relación entre ellos dejases de ver a uno, o que por trabajo dejaron de estar contigo o cualquier otra razón por la que puedes sentir la ausencia física de tu padre o de tu madre.

También puede ser que hayas sentido el abandono emocional, es decir, aunque estaban físicamente, no se hicieron cargo de tus emociones porque fueron unos padres fríos o distantes.

Pautas de comportamiento en tu relación de pareja

Si has sufrido la herida de ABANDONO seguirás estas 6 pautas de comportamiento cuando inicias o estás en una relación de pareja:

  1. Necesitas que tu pareja esté contigo continuamente

En cuanto conoces a alguien te enganchas emocionalmente. Desde el principio sabes que esa persona no te conviene, pero te autoengañas diciéndote que cambiará en el futuro por arte de magia.

Vives con la sensación de que la relación es muy frágil y que por cualquier cosa te va a dejar por eso necesitas que estéis juntos el mayor tiempo posible. Para estar con esa persona le dices a todo que SÍ y te cuesta poner límites por lo que cedes constantemente.

Te quedas con esa persona aun sabiendo que no te hace bien, ya que piensas que te va a dejar porque en el fondo sientes que no vales y que nunca vas a encontrar a nadie. La meta en tu relación es que te elija a ti y si eso es así, estará siempre contigo.

Entras en una danza donde no puedes ser tú.

  • Sientes que no vales lo suficiente
  • Haces todo lo posible por demostrarle que sí vales para que te elija
  • Consigues pasar tiempo con tu pareja
  • Te sientes mal porque no puedes ser tú
  • Vuelves a pensar que no vales lo suficiente y que te va a abandonar

Esta danza te lleva a tener cambios de humor extremos proyectando tu malestar en tu pareja de forma dramática.

Sufres una tristeza en lo más profundo de tu ser, sin saber muy bien por qué.

También puede que seas una persona independiente, ya que llevas mucho tiempo viviendo sola/o, pero cuando conoces a alguien tratas de mostrar que necesitas a la otra persona.

Piensas que si descubre que te vales por ti misma/o, no se ocupará de ti en el futuro.

En realidad lo que te cuentas es que nunca serás capaz de valerte por ti misma/o y que necesitas a alguien en quien apoyarte. De este modo validas que es bueno ser dependiente, porque así te aseguras de que alguien te cuide.

Crees que tu bienestar no depende de ti, sino que tu felicidad depende de cuánto se ocupe tu pareja de ti. Llegas incluso a aguantar lo inaguantable con tu pareja con tal de no estar sola/o.

  1. Provocas situaciones para llamar la atención.

Te amas tan poco que buscas continuamente pruebas de amor en tu pareja. Tienes ideas locas como “No valgo, por favor no me dejes”.

Esto te lleva a adoptar el papel de víctima de forma inconsciente, poniendo a tu pareja por encima y tú te pones por debajo. Puedes llegar a hacer cualquier cosa con tal de llamar su atención. Llegando incluso a provocar, de forma inconsciente, dramas o enfermedades para llamar la atención o para darle pena.

Crees que tu mala relación de pareja se debe a la otra persona porque no te hace caso, o también puede que creas que tu destino es que no te quieran o que tú tienes mala suerte. Te compadeces de ti y lloras por tu situación.

Crees que te cuesta mucho tomar decisiones y buscas continuamente el apoyo de tu pareja. Necesitas sentirte apoyada por tu pareja porque así sientes que te ama aunque es muy probable que después hagas otra cosa porque en el fondo lo que buscas es su atención, no su apoyo.

Eres capaz de hacerte pasar por tonta/o con tal de recibir ayuda, pero no porque no sepas o no puedas hacerlo, sino por tener su atención. O puede que te pases todo el día pidiendo perdón por ser como eres.

Cuando hay un conflicto y tu pareja se enfada y eleva la voz, lo normal es que te asustes y te paralices como una niña cuando le regañan. En muchas ocasiones tratas de terminar con la relación, aunque en el fondo es lo que más miedo te da, sin embargo, tensas la cuerda cada vez más y más, para que te muestre su amor.

En definitiva, te conviertes en la reina o en el rey del drama para llamar su atención.

  1. Cuidas para que te cuide.

Tienes facilidad para conectar con las emociones de otras personas y con tu pareja esta habilidad la utilizas para manipular la situación a tu favor.

Dar es lo tuyo pero siempre estás buscando que te compense y si no lo hace, te quejarás diciendo que tú siempre estás dando, mientras que tu pareja no te da lo que necesitas de ella.

Te vuelves una dador/a para hacer méritos para que no te dejen.

Piensas que te falta energía para hacer cosas por ti misma/o, por eso buscas que tu pareja te apoye y si no lo hace, renuncias porque lo que en el fondo buscas es que te cuide.

Cuantos más años van pasando, más necesidad sientes de envejecer al lado de alguien para que te cuide, por eso prefieres aguantar a su lado aunque no seas feliz antes de estar sola/o.

Puede que incluso estés ya buscando o tengas a otra persona para sustituir a tu pareja actual, porque crees que es probable que te cuide mejor.

  1. El sexo es una de tus armas favoritas para retener a tu pareja.

Cuanto más fuerte es el conflicto más pasión sexual habrá. Las discusiones os separan y crees que el sexo es la forma para volver a uniros. Sientes que eres importante en su vida cuando te desea. Piensas que si te desea mucho es que te quiere mucho.

El sexo es la forma de sentirte unida/o a tu pareja por eso tu líbido es mayor que la de tu pareja y habitualmente te quejas de que no son suficientes los encuentros que tenéis.

También puede ocurrir que no tengas deseo sexual y sin embargo, cedes a las necesidades de tu pareja porque crees que si te desea es una muestra de que eres importante para ella.

Otro caso puede ser que aun sabiendo que tu pareja tiene un amante, no digas nada para evitar ser abandonada/o, renunciando incluso al sexo.

  1. Atraes parejas una y otra vez que no te quieren como necesitas.

Si piensas en todas las parejas que has tenido, lo más probable es que o bien te abandonaron o bien hayas sido tú quien acabase con la relación, porque en el fondo pensabas que esa persona dejó de quererte antes y por eso tuviste que abandonarla.

Este tipo de personas aparecerán una y otra vez hasta que hayas sanado tu herida de abandono.

El personaje que creaste te ayuda a ocultar tu herida por eso cuando abandonas a tu pareja crees que la causa de tu dolor está en que ella no te quiere y esa es la razón por la que no te da la atención que necesitas.

De este modo volverás a repetir la historia en tu próxima relación de pareja una y otra vez.

  1. Decides no estar en pareja porque no hay nadie para ti.

Es probable que durante etapas largas de tu vida hayas renunciado a estar en pareja porque pienses que lo has intentado muchas veces y en vista de los resultados prefieres estar sola/o.

Sin embargo, en lo más profundo de tu ser quieres estar en pareja.

Para superar estas etapas sin pareja generas una vida muy agradable donde todo parece que está en calma, pero en el fondo la verdad es que tienes miedo a exponerte una vez más.

Porque si te expones a estar en pareja, puede que te deje y para ti es mejor la opción de renunciar a compartirte con otra persona, que sufrir cuando la relación acabe.

Te quedas atrapada/o en tu vida ideal, detrás de un muro infranqueable pensando que lo que tú quieres no es posible.

Tienes tanto miedo a que te abandonen que al final te metes en ti, te encierras.

Otra forma de validar la idea de que no hay nadie para ti es que lo intentas un poco, pero al final lo boicoteas.

Estás todo el día buscando el defecto que tiene que tener tu nueva pareja.

Estás esperando a que pase algo que te confirme que tienes razón y que confirma además que todo el mundo te abandona.

Inconscientemente antes de empezar algo ya te lo estás cargando.

Y vuelves a encerrarte en ti.

¿Cómo cambiar este patrón de comportamiento y sanar tu herida de abandono desde el placer?

  1. Necesitas que tu pareja esté contigo continuamente

Una de las herramientas que se trabajan en Tantra es el apego y el desapego sano.

Consiste en aprender a estar con tu pareja en un nivel de intimidad profundo, mostrándole incluso tu herida de abandono, abriéndote completamente a tu vulnerabilidad y a la vez aprender a desapegarte de ella, de tu pareja, con amor.

Desapegarte no es abandonar ni que te abandonen, es separarte para que esta separación  ayude a fomentar la verdadera unión de vuestras almas, sin tener que estar juntos continuamente.

Se trata de respetar los espacios privados de cada uno para volver después a compartiros desde la verdadera elección de vuestros corazones.

Ya no necesitas el personaje de dependiente para que quiera estar contigo ni tampoco necesitas ser independiente para desvincularte del dolor emocional, sino que aprenderás a estar en la interdependencia, es decir, a unirte desde el amor y a separarte desde el amor.

  1. Provocas situaciones para llamar la atención.

Es importante que te observes para identificar cuándo estás provocando situaciones con el único objetivo de llamar la atención de tu pareja.

La mente tratará de sabotearte diciéndote cosas como haz valer tus derechos, tú tienes razón, lucha por lo que consideras justo para ti.

Pero, puedes aprender a poner la mente al servicio del amor.

No se trata de decir a todo que sí y tampoco a montar un pollo cuando no te sales con la tuya.

Se trata de revisar lo que verdaderamente es un sí para ti y lo que es un no para ti.

Para ello la mejor herramienta que tienes a tu alcance es la meditación.

En Tantra existen muchas formas de meditar, por ejemplo, cantando mantras, bailando o simplemente poniendo atención a tu respiración.

Cuando no sepas qué hacer con una situación de conflicto o pienses que quizás es una llamada de atención, medita y con la meditación le darás la paz suficiente a tu mente para que ella sepa cómo expresar los verdaderos deseos de tu corazón desde el amor.

  1. Cuidas para que te cuide.

Según las Constelaciones Familiares el equilibrio en la pareja está en el dar y el recibir mutuo.

Una vez da uno y otra vez da otro y así la pareja poco a poco se va equilibrando.

Si consideras que das mucho, es momento de parar de dar.

No se trata de exigir o reclamar que tu pareja te dé más.

Cuando das y das a tu pareja, al final ésta cree que no podrá darte nunca todo lo que le has dado y como se siente incapaz, renuncia a dar.

Sin embargo, si dejas de dar, le das espacio para que comience a ofrecerte lo que sí puede darte.

Si aun así, tú necesitas dar, puedes poner el foco en otras personas que sí estén dispuestas a recibir y a darte a ti.

Hay muchas formas de dar y recibir amor y no solo tiene que venir de tu pareja.

También es muy importante reconocer cuando tu pareja te da.

Por ejemplo, dándole las gracias por esa palabra, por ese gesto o por cualquier cosa que estés recibiendo de ella.

Y por último, aprender a pedir.

Pedir no es reclamar o exigir.

Pedir es solicitar lo que tú necesitas por eso es fundamental que sepas realmente qué es lo que quieres y no esperar que tu pareja lo adivine por ti.

Si en algún momento realmente sientes enfado con tu pareja porque no te da lo que necesitas, aprende a transformar toda esa energía de rabia en algo valioso.

Exprésate con tu cuerpo, baila, muévete, saca toda tu rabia y cuando por fin consigas liberarte de ella, abre un espacio de intimidad que os conecte a un nivel superior, incluso sin palabras, desde el amor.

  1. El sexo es una de tus armas favoritas para retener a tu pareja.

Cuando te descubras utilizando el sexo para retener a tu pareja, cambia tu forma de hacer el amor.

Normalmente las parejas que tienen sexo después de una pelea suelen tener encuentros muy apasionados, debido a la sobrecarga energética que ha traído la discusión.

Si en vez de liberar toda esa energía con sexo rápido y de fricción, aprendes a conservarla para la verdadera unión de vuestras almas, la intimidad de vuestra relación de pareja será más profunda que nunca.

Para ello, practica la sexualidad consciente, disfruta de la mirada amorosa, de los besos interminables, de las caricias tiernas, despierta tus sentidos, juega, goza con la verdadera reconciliación, aquietando vuestros cuerpos para llevaros a un estado de unión trascendental.

  1. Atraes parejas una y otra vez que no te quieren como necesitas.

Cada persona que llegue a ti es una oportunidad de autodescubrimiento.

Vive con ilusión cada nueva relación.

Observa, descubre, indaga sobre ti, no desperdicies esta oportunidad.

Cuanto más practiques más fácil te será determinar en función a qué sientes esa atracción por esa persona.

Querer a alguien significa quererlo para ti.

Amar a alguien significa amarlo para él o para ella.

Querer es un acto egoísta.

Amar es un acto desinteresado.

Poco a poco irás descubriendo que dejar a una persona no es abandonarla, es permitir que siga su camino.

Es respetar su destino.

  1. Decides no estar en pareja porque no hay nadie para ti.

El mito del amor romántico dice que sólo alcanzarás la felicidad estando en pareja.

Pero esto no es así, para nada.

Puedes ser muy feliz en soledad con tu propia compañía.

Sin embargo, si dentro de ti anhelas estar en pareja, te invito a que salgas de tu zona de confort, sin miedo, con la ilusión de una niña/o que quiere descubrirse a sí mismo y ver de lo que es capaz.

Porque sí hay alguien para ti ahí fuera, lo único que pasa es que todavía no lo puedes ver, porque tus ojos miran desde el miedo, desde tu herida y necesitas aprender a mirar con amor, desde la sanación.

En cada persona hay un ser consciente y tú tienes la gran oportunidad de descubrirlo.

Por eso te invito a dejar de decir eso de no hay hombres buenos o todas las mujeres son malas o cosas por el estilo que solo minan tu capacidad de abrirte a amar y a ser amada/o.

Algunas recomendaciones

Para terminar quiero hacerte algunas recomendaciones:

Recuerda, solo quédate con quien te elija.

No te empeñes en que te elija.

Si no te elije, retírate, simplemente no es para ti.

Toma conciencia de que nadie puede abandonarte, solo se apartan de tu camino para que puedas crecer por ti misma/o.

En el fondo la única persona que puede abandonarte eres tú mismo/a cuando dejas de estar en conexión con los verdaderos deseos de tu corazón.

Enamórate, pierde la cabeza por alguien y si al final la relación no funciona, abrázate, cuídate, es solo parte de tu aprendizaje, no te desanimes y vuelve a intentarlo otra vez.

Quédate solo con quien estés bien, esto no significa que no habrá discrepancias, utiliza vuestras diferencias para sanar tus heridas, porque tu pareja te muestra lo que no puedes ver de ti.

Si tu pareja te maltrata, pregúntate, ¿de qué forma te maltratas tú?

Si tu pareja te ignora, pregúntate, ¿de qué forma te ignoras tú?

Si tu pareja te humilla, pregúntate, ¿de qué forma te humillas tú?

Y así con cada una de las dificultades que tengas con tu pareja.

Y después, busca la forma de dejar de maltratarte, ignorarte, humillarte o lo que sea.

Será entonces cuando la relación tomará fuerza o desparecerá por sí sola.

Lo que te aseguro es que cuando cambias tú, tu relación cambia.

Pero este cambio no es solo un cambio en tu mente, es un cambio en tu cuerpo, lo tienes que experimentar en todo tu ser.

Cuando transformas situaciones dolorosas a través del placer tu cuerpo se expande, te sientes con mayor vitalidad y con más ganas de disfrutar de todo lo que la vida tiene preparado para ti.

Si crees que no puedes hacer este proceso de transformación por ti misma/o, estaré encantada de acompañarte haciendo contigo un trabajo profundo y personal para sanar tu herida y dejar atrás al personaje que hasta ahora te ha estado cuidando como mejor ha podido, para que le des espacio a la persona consciente que hay en ti y que realmente quiere comprometerse consigo misma para estar en una relación sana de pareja.

Repítete este mantra “Merezco a alguien que me elija cada día”

¿Quieres aprender más sobre Tantra?

Si quieres saber más sobre Tantra.

Aquí tienes mi Taller y mi Guía gratis de Tantra para abrirte a dar y recibir Amor. PINCHA AQUÍ>>

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies